Social icons

Friday, July 10, 2015

6:28


¿Por qué siempre vengo aquí cuando no puedo dormir? Debería ser feliz, o al menos,  no encerrarme en pensamientos negativos cuando este verano esta resultando ser sorprendentemente bueno. Ayer vi a una de esas grandes amigas que se conocen por internet y que ves cada tres años, dentro de cinco días  me tatúo y el mes que viene me voy semana y media (o quizás dos) a Londres con una de mis mejores amigas, a una casa, no a ser una simple turista que  vive preocupada por el alojamiento y el hostal. Voy a respirar y voy a ser libre y aún así mis miedos no se van, nunca me dejan.  Y diréis eh todo el mundo tiene miedos, o que hay gente que lo pasa peor que yo ¡por supuesto! Pero no tengo independencia, dependo económicamente de los demás y con 23 años tengo que pedir permiso para viajar o para ir a un concierto a la vuelta de la esquina. A veces la vida es una mierda y yo no se hablar conmigo misma. Tengo que luchar. Tengo que romper puertas y abrir ventanas, olvidar pero no perdonar ¿o era al revés? Cuando creces y todo el mundo te ha jodido acabas dudando de ti mismo y es una mierda porque emocionalmente tengo 3 años y mi mayor miedo es que me infantilicen, algo que ocurre constantemente.

Tengo miedo de que mi hermana me odie por ser tan incongruente, y que piense que no la quiero mas que por lo que me pueda pagar. Tengo  miedo de que mi madre crea que no la quiero. Tengo miedo de que un día mi padre decida asesinar a mi madre y luego a mi, y quizás a mi hermana. Y es que nadie en mi familia sabe querer, incluida yo. No quiero ser el maldito foco de atención, no quiero ser el centro de los problemas de esta casa pero da la sensación de que lo soy y que además me gusta. No, lo odio. No me creo especial por tener los cables cruzados, no me creo mejor por eso, me siento inútil, una carga, pero ¿qué puedo hacer? Creo que la medicación empieza a funcionar y creo que estoy de mejor humor, que me rio más a menudo y que tengo ataques de pánico con menos frecuencia pero ¿cómo saberlo? Tengo una agenda que no sirve más que para anotar chorradas porque mi cerebro no funciona si no apunto hasta la cosa más trivial que tengo que hacer, últimamente me olvido de todo. No tengo exámenes ni trabajo, ni nada de eso pero si que relleno cada página de la agenda especificando donde cuando y como he de recoger mi armario, por ejemplo.

Lo que quiero decir es que no se que va a ser de mi.
Wednesday, June 24, 2015

I'm a feminist.



Querida persona no tan imaginaria:

Soy una feminista. Si, una feminista tocapelotas, seguramente ese es el primer pensamiento que te venga a la mente. Creerás que voy por la vida soñando con cortar penes con mi guadaña hembrista, pero es que mira, hay personas que resultan no ser hombres que además tienen pene. Así que no, no colecciono falos para unirlos en una cadena de oro y formar un colgante a juego con mis pendientes testiculares.
Soy una feminista de pelo rosa, que se pasa el día en tumblr y que se queja de la escasa representación en los medios de los grupos minoritarios. Un puto cliché, estarás pensando.
Soy una feminista y no soy mujer, pero tampoco soy hombre. Si te interesa saber qué soy, tengo malas noticias: te vas a quedar con las ganas, no me apetece darte una clase sobre mi género. Y es que el feminismo me ha abierto puertas que creí que nunca abriría. He aprendido a identificar mi grissexualidad, mi género y mis neurodivergencias. A no tener miedo de salir con vestido y las piernas llenas de vello negro y tieso. A mirarme al espejo y no sentirme como un zeppelin aunque haya engordado por lo menos 20 kilos en los últimos 4 años.
Igual crees que la mayor ofensa que se le puede hacer a alguien como yo es llamarla "fea", o decirle que se cree un special snowflake y que no te la follarías ni por telepatía.
Bien, en cuanto al tema de la fealdad, dejémoslo claro: no hay nada tan subjetivo como la puta belleza y cuando te han metido en la cabeza ciertos cánones es difícil sacárselos. No obstante, creo que siempre hay un roto para un descosido, y si tu no me encuentras atractiva, otra persona lo hará. Y si no fuera así ¿sabes qué? ME IMPORTA UNA MIERDA. No he venido al mundo para servir de adorno o agradarte la vista. Paso tanto de las relaciones románticas y sexuales que probablemente nunca llegues a entenderlo porque ¡qué es la vida sin sexo! Sin amor aún pero ¿sin sexo? ¡qué locura!
Sobre lo del copo de nieve único y especial, tengo una teoría: quien quiere sentirse único eres tú, pero vaya, resulta que entras en los cánones aceptables de la sociedad, tanto como por sexualidad, género, diversidad funcional o raza. O puede que tú estés en uno de esos grupos minoritarios y luches por que se te considere normal mientras rabias viendo como hay gente que celebra su diversidad.
Estoy orgullosa de muy pocas cosas, pero una de ellas sin duda es que estoy aprendiendo a ser quien soy en realidad. Y resulta que soy diferente. ¿Eso me hace mejor que tú? Por supuesto que no. Lo que me hace mejor que tú es no ser una mierdaseca que acosa al diferente por el simple hecho de serlo. Conste en acta que creo que todos somos diferentes, en algún sentido u otro, solo que algunos lo somos más. Y eso parece joder.
Y para finalizar con la tríada de insultos, mi favorito, el de "no te follaría ni por telepatía". Cari ¿qué coño te hace pensar que yo a ti si querría follarte? Terminaré de una manera breve y concisa: NO.
Tu concepto de lo "políticamente incorrecto" me fascina, lo juro. Según tus creencias, hacer bromas sobre el holocausto, sobre feminicidios o "chistes de maricas  y travestis" es algo políticamente incorrecto, pero no hay nada más políticamente correcto que seguir lo que divierte a las masas. Y resulta que no hay nada mejor visto que mandar a fregar a una mujer o reírse de Justin Bieber por "ser gay" o "parecer una mujer lesbiana", como si hubiera algo de ofensivo en ser gay, mujer, o transgénero.
Clamas que eres víctima de la heterofobia, del hembrismo, del racismo antiblanco o de la cisfobia y yo clamo que tienes mucha suerte de no saber lo que es sentirse como un ser invisible y anulado, constante objeto de burlas por no ser eso que llamamos normativo. No, no existe la heterofobia, ni el hembrismo, ni la cisfobia, ni el racismo antiblanco... no existe. Grábatelo en la mente.

Soy una feminista asquerosa, tocapelotas, de sobaco peludo, de género no binario, grissexual y neurodivergente. Probablemente tu habrás leído algo así como "soy un copo de nieve único y especial y nadie me va a querer nunca." Yo por el momento, me voy a dar un homenaje y voy a mandarte a la mierda.

Con amor: A.
Friday, June 19, 2015

De fotografías y demás.


Muchas de las fotos que guardo en mi Diario De Los Dramas están desordenadas cronológicamente. La mayoría, en realidad. También muchas de esas fotos no han sido tomadas en el transcurso del tiempo en el que llevo escribiendo en ese cuaderno, pero son recuerdos que quiero guardar.
Quiero, no sé, abrirlo dentro de algunos años, si es que llego, con mi vida ya encauzada y pensar "joder, esta era yo con 23 años ¡y parecía feliz!". En contraste con lo que puedo llegar a escribir, es bastante contradictorio, pero la vida es así. Sonreír en una foto o pasar buenos momentos con tus seres queridos no es incompatible con cargar una depresión a tus espaldas desde no se sabe cuando.


Sunday, May 31, 2015

No estar bien, y admitirlo.



Voy a ser honesta del todo. De tripas para fuera. Si creéis que es sencillo hablar de cosas así tan abiertamente lo tenéis claro. No lo es, porque sobre ti va a estar la constante sombra de "lo hace por lástima" o la de "lo hace para llamar la atención." Dicho sea de paso que no me parece nada terrible querer un poquito de caso de vez en cuando, pero yo cuento estas cosas para liberarme y para que la gente intente entender un poquito mis comportamientos actuales y pasados. Hace un año que estoy en terapia psiquiátrica y psicológica y el caso es que debí de haber empezado hace mucho más tiempo. Mis primeros ataques de ansiedad (que yo no sabía que eran eso, pero efectivamente, si, lo eran), así como mis primeras ideas suicidas y auto lesiones vinieron con 12 años. Las ideas suicidas y las auto lesiones podía ocultarlas, los ataques no. Estuve medio curso sin asistir a clase porque me desmayaba por la calle. Literalmente. Y ¿la gente? La gente SIEMPRE me ha dado miedo. 

Si nos centramos en el ahora, bien, las cosas no han mejorado mucho. Me cuesta contestar mensajes privados y hablar por teléfono, y a veces ni lo hago. ¿El whatsapp? Poco, gracias. No se socializar. Internet es como una ventana que me permite ser todo lo que no puedo ser en una vida en 3D. ¿Triste? Bueno, pensad lo que queráis pero es la realidad de muchos. Es la mía. Y voy como puedo.
Me querría disculpar con toda la gente a la que hice daño sin quererlo por todo lo que ocurre en mi cabeza, pero es un poco difícil. El miedo a que rechacen las disculpas y que no entiendan nada es muy grande. Ahora veo las cosas un poquito más claras que antes aunque no mucho más. A veces creeré que todo el mundo está en mi contra (más de lo normal quiero decir) aunque no lo estén, y me pondré muy pero que muy pasivo agresiva. Me callaré muchísimas cosas por miedo a enfadaros aunque por dentro me esté cagando en toda vuestra familia. No se demostrar cariño y eso también es una mierda. Necesito aprobación constante. Algo tan sencillo como tener un blog literario, por ejemplo, para mi es un mundo. Es como estar desnuda delante de todo el vecindario. Escribir esto también lo es. Suelo disculparme muy a menudo por contar las cosas que me pasan. Y cuando digo muy a menudo es SIEMPRE "mira hoy me ha pasado esto pero ay perdona por ser tan plasta". Así que me disculpo si a veces no se ser una buena amiga. A veces me gustaría simplemente pasar una temporada ingresada en el hospital, y bien podría hacerlo, pero hay cosas de las que no puedo huir. Se que no puedo curarme. Puedo llegar a tener una vida mas o menos estable, pero esto no tiene cura. Mis ataques de pánico duran por lo menos 24 horas. ¿Sabéis lo mal que se pasa cuando estás así? Un dolor de cabeza que el ibuprofeno no calma, una taquicardia que parece que el corazón se va a salir del pecho, mareos, nauseas y pesadez de ojos. Pitidos. A veces veo distorsionarse las paredes de mi habitación y moverse a las personas de mis posters. Ganas de cagar a fuego. Recalco lo de las ganas de cagar. Por no hablar de que si un día pongo un pie en la calle, estoy una semana entera en casa recuperándome.Todo el santo día estoy cansada. Amenorrea. Dolores y más dolores.
Me gustaría ser capaz de conocer gente con mis mismos intereses y hacer un millón de cosas. Me gustaría ser otra persona.

A veces me siento extrañamente segura de mi misma pero son las menos. Es como si en mi cabeza hubiera una reunión de cada versión diferente de mi y se pelearan entre ellos constantemente. Nunca se que hacer. Me quedo congelada ante los enfrentamientos, me tiro del pelo, no soy capaz de hablar. Me da miedo todo. Y ¿sabéis que? Una enfermedad mental no te hace más creativo, más artístico. Estar deprimido no te ayuda a crear. Eso es una idiotez. Es una mentira, una idealización. Dejé de dibujar. He dejado de hacer fotos. Ya casi ni escribo. Los días buenos me tomo cuatro pastillas. Los malos, hasta diez.

Si empezara a hablar de las cosas que me obsesionan podríamos sacar la biblia en verso, pero este post no va de esto. No se de que va, si soy sincera.
Al margen de todo esto, creo que soy una persona interesante. Creo que lo soy, de verdad, por muy egocéntrico que suene. ¿Está mal pensarlo? ¿Está mal pensar que tienes talento en algo aunque sepas que hay millones de personas mejores que tú en todos los aspectos y eso no te deje dormir por las noches? Creo que tengo algo que merece la pena.
La verdad es que últimamente estoy tan cansada que no soy capaz de mantener una conversación coherente con nadie. Necesitaba descargarme.
No os quiere nada:
A.
Monday, May 11, 2015

¿Qué es esto?



Son las seis de la mañana, y después de pasarme el día entero durmiendo a base de rivotriles para aplacar un clásico ataque de ansiedad de los que te dejan postrada en la cama y te hacen sentir el ser humano más inútil del mundo, no he podido pegar ojo por la noche. Tampoco me quería inflar a ansiolíticos para lograr conciliar el sueño porque en primer lugar, no siempre funciona, y en segundo, por la mañana iba a estar echa una auténtica mierda. Y como no podía dormir, he encendido el ordenador, me he metido en Etsy y no he podido resistirme  a comprar esta bonita plantilla a mitad de precio. ¿Para qué? Pues para esto.

Veréis, me encanta A Body Made Of Words. Para quien no lo sepa, cosa que dudo porque supongo que de allí vendréis, es mi blog literario, o algo así. En el hablo de libros, de cómics y de vez en cuando de películas y series. Y me encanta, porque últimamente lo único que hago es leer y ver series. Literalmente. Pero necesitaba algo más personal, más mío. De ahí nace Whatever Dude. Quiero que este sea un espacio totalmente mío, sin estar sujeto a una temática central, en el que pueda publicar lo que me apetezca cuando me apetezca, ya sean unas fotos que hice y me han gustado especialmente, un descubrimiento artístico (que profunda soy) o la última comedura de cabeza que me ha entrado a las cuatro de la mañana. Si os soy sincera, preveo que va a haber mucho de esto último por aquí porque al fin y al cabo lo que de verdad se me da bien es airear mis miserias.

Así que os doy la bienvenida a aquellos que os atreváis a seguir este ¿proyecto? ¿espacio? ¿blog? Y a los que no, enhorabuena. Habéis sido inteligentes.

6:28

Friday, July 10, 2015


¿Por qué siempre vengo aquí cuando no puedo dormir? Debería ser feliz, o al menos,  no encerrarme en pensamientos negativos cuando este verano esta resultando ser sorprendentemente bueno. Ayer vi a una de esas grandes amigas que se conocen por internet y que ves cada tres años, dentro de cinco días  me tatúo y el mes que viene me voy semana y media (o quizás dos) a Londres con una de mis mejores amigas, a una casa, no a ser una simple turista que  vive preocupada por el alojamiento y el hostal. Voy a respirar y voy a ser libre y aún así mis miedos no se van, nunca me dejan.  Y diréis eh todo el mundo tiene miedos, o que hay gente que lo pasa peor que yo ¡por supuesto! Pero no tengo independencia, dependo económicamente de los demás y con 23 años tengo que pedir permiso para viajar o para ir a un concierto a la vuelta de la esquina. A veces la vida es una mierda y yo no se hablar conmigo misma. Tengo que luchar. Tengo que romper puertas y abrir ventanas, olvidar pero no perdonar ¿o era al revés? Cuando creces y todo el mundo te ha jodido acabas dudando de ti mismo y es una mierda porque emocionalmente tengo 3 años y mi mayor miedo es que me infantilicen, algo que ocurre constantemente.

Tengo miedo de que mi hermana me odie por ser tan incongruente, y que piense que no la quiero mas que por lo que me pueda pagar. Tengo  miedo de que mi madre crea que no la quiero. Tengo miedo de que un día mi padre decida asesinar a mi madre y luego a mi, y quizás a mi hermana. Y es que nadie en mi familia sabe querer, incluida yo. No quiero ser el maldito foco de atención, no quiero ser el centro de los problemas de esta casa pero da la sensación de que lo soy y que además me gusta. No, lo odio. No me creo especial por tener los cables cruzados, no me creo mejor por eso, me siento inútil, una carga, pero ¿qué puedo hacer? Creo que la medicación empieza a funcionar y creo que estoy de mejor humor, que me rio más a menudo y que tengo ataques de pánico con menos frecuencia pero ¿cómo saberlo? Tengo una agenda que no sirve más que para anotar chorradas porque mi cerebro no funciona si no apunto hasta la cosa más trivial que tengo que hacer, últimamente me olvido de todo. No tengo exámenes ni trabajo, ni nada de eso pero si que relleno cada página de la agenda especificando donde cuando y como he de recoger mi armario, por ejemplo.

Lo que quiero decir es que no se que va a ser de mi.

I'm a feminist.

Wednesday, June 24, 2015



Querida persona no tan imaginaria:

Soy una feminista. Si, una feminista tocapelotas, seguramente ese es el primer pensamiento que te venga a la mente. Creerás que voy por la vida soñando con cortar penes con mi guadaña hembrista, pero es que mira, hay personas que resultan no ser hombres que además tienen pene. Así que no, no colecciono falos para unirlos en una cadena de oro y formar un colgante a juego con mis pendientes testiculares.
Soy una feminista de pelo rosa, que se pasa el día en tumblr y que se queja de la escasa representación en los medios de los grupos minoritarios. Un puto cliché, estarás pensando.
Soy una feminista y no soy mujer, pero tampoco soy hombre. Si te interesa saber qué soy, tengo malas noticias: te vas a quedar con las ganas, no me apetece darte una clase sobre mi género. Y es que el feminismo me ha abierto puertas que creí que nunca abriría. He aprendido a identificar mi grissexualidad, mi género y mis neurodivergencias. A no tener miedo de salir con vestido y las piernas llenas de vello negro y tieso. A mirarme al espejo y no sentirme como un zeppelin aunque haya engordado por lo menos 20 kilos en los últimos 4 años.
Igual crees que la mayor ofensa que se le puede hacer a alguien como yo es llamarla "fea", o decirle que se cree un special snowflake y que no te la follarías ni por telepatía.
Bien, en cuanto al tema de la fealdad, dejémoslo claro: no hay nada tan subjetivo como la puta belleza y cuando te han metido en la cabeza ciertos cánones es difícil sacárselos. No obstante, creo que siempre hay un roto para un descosido, y si tu no me encuentras atractiva, otra persona lo hará. Y si no fuera así ¿sabes qué? ME IMPORTA UNA MIERDA. No he venido al mundo para servir de adorno o agradarte la vista. Paso tanto de las relaciones románticas y sexuales que probablemente nunca llegues a entenderlo porque ¡qué es la vida sin sexo! Sin amor aún pero ¿sin sexo? ¡qué locura!
Sobre lo del copo de nieve único y especial, tengo una teoría: quien quiere sentirse único eres tú, pero vaya, resulta que entras en los cánones aceptables de la sociedad, tanto como por sexualidad, género, diversidad funcional o raza. O puede que tú estés en uno de esos grupos minoritarios y luches por que se te considere normal mientras rabias viendo como hay gente que celebra su diversidad.
Estoy orgullosa de muy pocas cosas, pero una de ellas sin duda es que estoy aprendiendo a ser quien soy en realidad. Y resulta que soy diferente. ¿Eso me hace mejor que tú? Por supuesto que no. Lo que me hace mejor que tú es no ser una mierdaseca que acosa al diferente por el simple hecho de serlo. Conste en acta que creo que todos somos diferentes, en algún sentido u otro, solo que algunos lo somos más. Y eso parece joder.
Y para finalizar con la tríada de insultos, mi favorito, el de "no te follaría ni por telepatía". Cari ¿qué coño te hace pensar que yo a ti si querría follarte? Terminaré de una manera breve y concisa: NO.
Tu concepto de lo "políticamente incorrecto" me fascina, lo juro. Según tus creencias, hacer bromas sobre el holocausto, sobre feminicidios o "chistes de maricas  y travestis" es algo políticamente incorrecto, pero no hay nada más políticamente correcto que seguir lo que divierte a las masas. Y resulta que no hay nada mejor visto que mandar a fregar a una mujer o reírse de Justin Bieber por "ser gay" o "parecer una mujer lesbiana", como si hubiera algo de ofensivo en ser gay, mujer, o transgénero.
Clamas que eres víctima de la heterofobia, del hembrismo, del racismo antiblanco o de la cisfobia y yo clamo que tienes mucha suerte de no saber lo que es sentirse como un ser invisible y anulado, constante objeto de burlas por no ser eso que llamamos normativo. No, no existe la heterofobia, ni el hembrismo, ni la cisfobia, ni el racismo antiblanco... no existe. Grábatelo en la mente.

Soy una feminista asquerosa, tocapelotas, de sobaco peludo, de género no binario, grissexual y neurodivergente. Probablemente tu habrás leído algo así como "soy un copo de nieve único y especial y nadie me va a querer nunca." Yo por el momento, me voy a dar un homenaje y voy a mandarte a la mierda.

Con amor: A.

De fotografías y demás.

Friday, June 19, 2015


Muchas de las fotos que guardo en mi Diario De Los Dramas están desordenadas cronológicamente. La mayoría, en realidad. También muchas de esas fotos no han sido tomadas en el transcurso del tiempo en el que llevo escribiendo en ese cuaderno, pero son recuerdos que quiero guardar.
Quiero, no sé, abrirlo dentro de algunos años, si es que llego, con mi vida ya encauzada y pensar "joder, esta era yo con 23 años ¡y parecía feliz!". En contraste con lo que puedo llegar a escribir, es bastante contradictorio, pero la vida es así. Sonreír en una foto o pasar buenos momentos con tus seres queridos no es incompatible con cargar una depresión a tus espaldas desde no se sabe cuando.


No estar bien, y admitirlo.

Sunday, May 31, 2015



Voy a ser honesta del todo. De tripas para fuera. Si creéis que es sencillo hablar de cosas así tan abiertamente lo tenéis claro. No lo es, porque sobre ti va a estar la constante sombra de "lo hace por lástima" o la de "lo hace para llamar la atención." Dicho sea de paso que no me parece nada terrible querer un poquito de caso de vez en cuando, pero yo cuento estas cosas para liberarme y para que la gente intente entender un poquito mis comportamientos actuales y pasados. Hace un año que estoy en terapia psiquiátrica y psicológica y el caso es que debí de haber empezado hace mucho más tiempo. Mis primeros ataques de ansiedad (que yo no sabía que eran eso, pero efectivamente, si, lo eran), así como mis primeras ideas suicidas y auto lesiones vinieron con 12 años. Las ideas suicidas y las auto lesiones podía ocultarlas, los ataques no. Estuve medio curso sin asistir a clase porque me desmayaba por la calle. Literalmente. Y ¿la gente? La gente SIEMPRE me ha dado miedo. 

Si nos centramos en el ahora, bien, las cosas no han mejorado mucho. Me cuesta contestar mensajes privados y hablar por teléfono, y a veces ni lo hago. ¿El whatsapp? Poco, gracias. No se socializar. Internet es como una ventana que me permite ser todo lo que no puedo ser en una vida en 3D. ¿Triste? Bueno, pensad lo que queráis pero es la realidad de muchos. Es la mía. Y voy como puedo.
Me querría disculpar con toda la gente a la que hice daño sin quererlo por todo lo que ocurre en mi cabeza, pero es un poco difícil. El miedo a que rechacen las disculpas y que no entiendan nada es muy grande. Ahora veo las cosas un poquito más claras que antes aunque no mucho más. A veces creeré que todo el mundo está en mi contra (más de lo normal quiero decir) aunque no lo estén, y me pondré muy pero que muy pasivo agresiva. Me callaré muchísimas cosas por miedo a enfadaros aunque por dentro me esté cagando en toda vuestra familia. No se demostrar cariño y eso también es una mierda. Necesito aprobación constante. Algo tan sencillo como tener un blog literario, por ejemplo, para mi es un mundo. Es como estar desnuda delante de todo el vecindario. Escribir esto también lo es. Suelo disculparme muy a menudo por contar las cosas que me pasan. Y cuando digo muy a menudo es SIEMPRE "mira hoy me ha pasado esto pero ay perdona por ser tan plasta". Así que me disculpo si a veces no se ser una buena amiga. A veces me gustaría simplemente pasar una temporada ingresada en el hospital, y bien podría hacerlo, pero hay cosas de las que no puedo huir. Se que no puedo curarme. Puedo llegar a tener una vida mas o menos estable, pero esto no tiene cura. Mis ataques de pánico duran por lo menos 24 horas. ¿Sabéis lo mal que se pasa cuando estás así? Un dolor de cabeza que el ibuprofeno no calma, una taquicardia que parece que el corazón se va a salir del pecho, mareos, nauseas y pesadez de ojos. Pitidos. A veces veo distorsionarse las paredes de mi habitación y moverse a las personas de mis posters. Ganas de cagar a fuego. Recalco lo de las ganas de cagar. Por no hablar de que si un día pongo un pie en la calle, estoy una semana entera en casa recuperándome.Todo el santo día estoy cansada. Amenorrea. Dolores y más dolores.
Me gustaría ser capaz de conocer gente con mis mismos intereses y hacer un millón de cosas. Me gustaría ser otra persona.

A veces me siento extrañamente segura de mi misma pero son las menos. Es como si en mi cabeza hubiera una reunión de cada versión diferente de mi y se pelearan entre ellos constantemente. Nunca se que hacer. Me quedo congelada ante los enfrentamientos, me tiro del pelo, no soy capaz de hablar. Me da miedo todo. Y ¿sabéis que? Una enfermedad mental no te hace más creativo, más artístico. Estar deprimido no te ayuda a crear. Eso es una idiotez. Es una mentira, una idealización. Dejé de dibujar. He dejado de hacer fotos. Ya casi ni escribo. Los días buenos me tomo cuatro pastillas. Los malos, hasta diez.

Si empezara a hablar de las cosas que me obsesionan podríamos sacar la biblia en verso, pero este post no va de esto. No se de que va, si soy sincera.
Al margen de todo esto, creo que soy una persona interesante. Creo que lo soy, de verdad, por muy egocéntrico que suene. ¿Está mal pensarlo? ¿Está mal pensar que tienes talento en algo aunque sepas que hay millones de personas mejores que tú en todos los aspectos y eso no te deje dormir por las noches? Creo que tengo algo que merece la pena.
La verdad es que últimamente estoy tan cansada que no soy capaz de mantener una conversación coherente con nadie. Necesitaba descargarme.
No os quiere nada:
A.

¿Qué es esto?

Monday, May 11, 2015



Son las seis de la mañana, y después de pasarme el día entero durmiendo a base de rivotriles para aplacar un clásico ataque de ansiedad de los que te dejan postrada en la cama y te hacen sentir el ser humano más inútil del mundo, no he podido pegar ojo por la noche. Tampoco me quería inflar a ansiolíticos para lograr conciliar el sueño porque en primer lugar, no siempre funciona, y en segundo, por la mañana iba a estar echa una auténtica mierda. Y como no podía dormir, he encendido el ordenador, me he metido en Etsy y no he podido resistirme  a comprar esta bonita plantilla a mitad de precio. ¿Para qué? Pues para esto.

Veréis, me encanta A Body Made Of Words. Para quien no lo sepa, cosa que dudo porque supongo que de allí vendréis, es mi blog literario, o algo así. En el hablo de libros, de cómics y de vez en cuando de películas y series. Y me encanta, porque últimamente lo único que hago es leer y ver series. Literalmente. Pero necesitaba algo más personal, más mío. De ahí nace Whatever Dude. Quiero que este sea un espacio totalmente mío, sin estar sujeto a una temática central, en el que pueda publicar lo que me apetezca cuando me apetezca, ya sean unas fotos que hice y me han gustado especialmente, un descubrimiento artístico (que profunda soy) o la última comedura de cabeza que me ha entrado a las cuatro de la mañana. Si os soy sincera, preveo que va a haber mucho de esto último por aquí porque al fin y al cabo lo que de verdad se me da bien es airear mis miserias.

Así que os doy la bienvenida a aquellos que os atreváis a seguir este ¿proyecto? ¿espacio? ¿blog? Y a los que no, enhorabuena. Habéis sido inteligentes.