Social icons

Arcadia Bay | Monday, June 26, 2017

QUINCE PUÑALADAS.


Me divido y me quedo sola en una ciudad demasiado pequeña por millonésima vez. Esta vez si que tengo que empezar de cero. Esta vez si que no puedo agarrarme al último recurso. Esta vez, después de todo lo que he pasado, puedo hacerlo, puedo escalar y arañar. Y puedo llegar a ser algo. Y puedo llegar a hacer algo.

Cuando ya no tienes nada en común con una persona, cuando los únicos resquicios que quedan de una amistad son gustos banales, cuando te das cuenta que que lo único que os ha mantenido juntas durante quince años ha sido el aburrimiento y un puñado de aficiones, que tú como persona no valías nada y que solo seguías una corriente, el golpe puede ser duro. Puede ser el doble de duro si acabas de regresar del infierno y estás batallando con otros traumas. Pero a la vez es como la primera vez que te tiras a la piscina, el golpe asusta, pero luego solo queda flotar. Y aprender a nadar si no sabes. Y eso es instinto de supervivencia, y de sobrevivir no faltan ganas.

Gracias a la gente que se va, gracias por la gente que llega. Gracias por hablar conmigo y por apreciarme, gracias por querer descubrirme, gracias por confiar en mi. Gracias. Y a los que os vais, cerrad la puerta al salir.

Post a Comment

QUINCE PUÑALADAS.

Monday, June 26, 2017


Me divido y me quedo sola en una ciudad demasiado pequeña por millonésima vez. Esta vez si que tengo que empezar de cero. Esta vez si que no puedo agarrarme al último recurso. Esta vez, después de todo lo que he pasado, puedo hacerlo, puedo escalar y arañar. Y puedo llegar a ser algo. Y puedo llegar a hacer algo.

Cuando ya no tienes nada en común con una persona, cuando los únicos resquicios que quedan de una amistad son gustos banales, cuando te das cuenta que que lo único que os ha mantenido juntas durante quince años ha sido el aburrimiento y un puñado de aficiones, que tú como persona no valías nada y que solo seguías una corriente, el golpe puede ser duro. Puede ser el doble de duro si acabas de regresar del infierno y estás batallando con otros traumas. Pero a la vez es como la primera vez que te tiras a la piscina, el golpe asusta, pero luego solo queda flotar. Y aprender a nadar si no sabes. Y eso es instinto de supervivencia, y de sobrevivir no faltan ganas.

Gracias a la gente que se va, gracias por la gente que llega. Gracias por hablar conmigo y por apreciarme, gracias por querer descubrirme, gracias por confiar en mi. Gracias. Y a los que os vais, cerrad la puerta al salir.

No comments:

Post a Comment