Social icons

Sunday, May 31, 2015

No estar bien, y admitirlo.



Voy a ser honesta del todo. De tripas para fuera. Si creéis que es sencillo hablar de cosas así tan abiertamente lo tenéis claro. No lo es, porque sobre ti va a estar la constante sombra de "lo hace por lástima" o la de "lo hace para llamar la atención." Dicho sea de paso que no me parece nada terrible querer un poquito de caso de vez en cuando, pero yo cuento estas cosas para liberarme y para que la gente intente entender un poquito mis comportamientos actuales y pasados. Hace un año que estoy en terapia psiquiátrica y psicológica y el caso es que debí de haber empezado hace mucho más tiempo. Mis primeros ataques de ansiedad (que yo no sabía que eran eso, pero efectivamente, si, lo eran), así como mis primeras ideas suicidas y auto lesiones vinieron con 12 años. Las ideas suicidas y las auto lesiones podía ocultarlas, los ataques no. Estuve medio curso sin asistir a clase porque me desmayaba por la calle. Literalmente. Y ¿la gente? La gente SIEMPRE me ha dado miedo. 

Si nos centramos en el ahora, bien, las cosas no han mejorado mucho. Me cuesta contestar mensajes privados y hablar por teléfono, y a veces ni lo hago. ¿El whatsapp? Poco, gracias. No se socializar. Internet es como una ventana que me permite ser todo lo que no puedo ser en una vida en 3D. ¿Triste? Bueno, pensad lo que queráis pero es la realidad de muchos. Es la mía. Y voy como puedo.
Me querría disculpar con toda la gente a la que hice daño sin quererlo por todo lo que ocurre en mi cabeza, pero es un poco difícil. El miedo a que rechacen las disculpas y que no entiendan nada es muy grande. Ahora veo las cosas un poquito más claras que antes aunque no mucho más. A veces creeré que todo el mundo está en mi contra (más de lo normal quiero decir) aunque no lo estén, y me pondré muy pero que muy pasivo agresiva. Me callaré muchísimas cosas por miedo a enfadaros aunque por dentro me esté cagando en toda vuestra familia. No se demostrar cariño y eso también es una mierda. Necesito aprobación constante. Algo tan sencillo como tener un blog literario, por ejemplo, para mi es un mundo. Es como estar desnuda delante de todo el vecindario. Escribir esto también lo es. Suelo disculparme muy a menudo por contar las cosas que me pasan. Y cuando digo muy a menudo es SIEMPRE "mira hoy me ha pasado esto pero ay perdona por ser tan plasta". Así que me disculpo si a veces no se ser una buena amiga. A veces me gustaría simplemente pasar una temporada ingresada en el hospital, y bien podría hacerlo, pero hay cosas de las que no puedo huir. Se que no puedo curarme. Puedo llegar a tener una vida mas o menos estable, pero esto no tiene cura. Mis ataques de pánico duran por lo menos 24 horas. ¿Sabéis lo mal que se pasa cuando estás así? Un dolor de cabeza que el ibuprofeno no calma, una taquicardia que parece que el corazón se va a salir del pecho, mareos, nauseas y pesadez de ojos. Pitidos. A veces veo distorsionarse las paredes de mi habitación y moverse a las personas de mis posters. Ganas de cagar a fuego. Recalco lo de las ganas de cagar. Por no hablar de que si un día pongo un pie en la calle, estoy una semana entera en casa recuperándome.Todo el santo día estoy cansada. Amenorrea. Dolores y más dolores.
Me gustaría ser capaz de conocer gente con mis mismos intereses y hacer un millón de cosas. Me gustaría ser otra persona.

A veces me siento extrañamente segura de mi misma pero son las menos. Es como si en mi cabeza hubiera una reunión de cada versión diferente de mi y se pelearan entre ellos constantemente. Nunca se que hacer. Me quedo congelada ante los enfrentamientos, me tiro del pelo, no soy capaz de hablar. Me da miedo todo. Y ¿sabéis que? Una enfermedad mental no te hace más creativo, más artístico. Estar deprimido no te ayuda a crear. Eso es una idiotez. Es una mentira, una idealización. Dejé de dibujar. He dejado de hacer fotos. Ya casi ni escribo. Los días buenos me tomo cuatro pastillas. Los malos, hasta diez.

Si empezara a hablar de las cosas que me obsesionan podríamos sacar la biblia en verso, pero este post no va de esto. No se de que va, si soy sincera.
Al margen de todo esto, creo que soy una persona interesante. Creo que lo soy, de verdad, por muy egocéntrico que suene. ¿Está mal pensarlo? ¿Está mal pensar que tienes talento en algo aunque sepas que hay millones de personas mejores que tú en todos los aspectos y eso no te deje dormir por las noches? Creo que tengo algo que merece la pena.
La verdad es que últimamente estoy tan cansada que no soy capaz de mantener una conversación coherente con nadie. Necesitaba descargarme.
No os quiere nada:
A.

No estar bien, y admitirlo.

Sunday, May 31, 2015



Voy a ser honesta del todo. De tripas para fuera. Si creéis que es sencillo hablar de cosas así tan abiertamente lo tenéis claro. No lo es, porque sobre ti va a estar la constante sombra de "lo hace por lástima" o la de "lo hace para llamar la atención." Dicho sea de paso que no me parece nada terrible querer un poquito de caso de vez en cuando, pero yo cuento estas cosas para liberarme y para que la gente intente entender un poquito mis comportamientos actuales y pasados. Hace un año que estoy en terapia psiquiátrica y psicológica y el caso es que debí de haber empezado hace mucho más tiempo. Mis primeros ataques de ansiedad (que yo no sabía que eran eso, pero efectivamente, si, lo eran), así como mis primeras ideas suicidas y auto lesiones vinieron con 12 años. Las ideas suicidas y las auto lesiones podía ocultarlas, los ataques no. Estuve medio curso sin asistir a clase porque me desmayaba por la calle. Literalmente. Y ¿la gente? La gente SIEMPRE me ha dado miedo. 

Si nos centramos en el ahora, bien, las cosas no han mejorado mucho. Me cuesta contestar mensajes privados y hablar por teléfono, y a veces ni lo hago. ¿El whatsapp? Poco, gracias. No se socializar. Internet es como una ventana que me permite ser todo lo que no puedo ser en una vida en 3D. ¿Triste? Bueno, pensad lo que queráis pero es la realidad de muchos. Es la mía. Y voy como puedo.
Me querría disculpar con toda la gente a la que hice daño sin quererlo por todo lo que ocurre en mi cabeza, pero es un poco difícil. El miedo a que rechacen las disculpas y que no entiendan nada es muy grande. Ahora veo las cosas un poquito más claras que antes aunque no mucho más. A veces creeré que todo el mundo está en mi contra (más de lo normal quiero decir) aunque no lo estén, y me pondré muy pero que muy pasivo agresiva. Me callaré muchísimas cosas por miedo a enfadaros aunque por dentro me esté cagando en toda vuestra familia. No se demostrar cariño y eso también es una mierda. Necesito aprobación constante. Algo tan sencillo como tener un blog literario, por ejemplo, para mi es un mundo. Es como estar desnuda delante de todo el vecindario. Escribir esto también lo es. Suelo disculparme muy a menudo por contar las cosas que me pasan. Y cuando digo muy a menudo es SIEMPRE "mira hoy me ha pasado esto pero ay perdona por ser tan plasta". Así que me disculpo si a veces no se ser una buena amiga. A veces me gustaría simplemente pasar una temporada ingresada en el hospital, y bien podría hacerlo, pero hay cosas de las que no puedo huir. Se que no puedo curarme. Puedo llegar a tener una vida mas o menos estable, pero esto no tiene cura. Mis ataques de pánico duran por lo menos 24 horas. ¿Sabéis lo mal que se pasa cuando estás así? Un dolor de cabeza que el ibuprofeno no calma, una taquicardia que parece que el corazón se va a salir del pecho, mareos, nauseas y pesadez de ojos. Pitidos. A veces veo distorsionarse las paredes de mi habitación y moverse a las personas de mis posters. Ganas de cagar a fuego. Recalco lo de las ganas de cagar. Por no hablar de que si un día pongo un pie en la calle, estoy una semana entera en casa recuperándome.Todo el santo día estoy cansada. Amenorrea. Dolores y más dolores.
Me gustaría ser capaz de conocer gente con mis mismos intereses y hacer un millón de cosas. Me gustaría ser otra persona.

A veces me siento extrañamente segura de mi misma pero son las menos. Es como si en mi cabeza hubiera una reunión de cada versión diferente de mi y se pelearan entre ellos constantemente. Nunca se que hacer. Me quedo congelada ante los enfrentamientos, me tiro del pelo, no soy capaz de hablar. Me da miedo todo. Y ¿sabéis que? Una enfermedad mental no te hace más creativo, más artístico. Estar deprimido no te ayuda a crear. Eso es una idiotez. Es una mentira, una idealización. Dejé de dibujar. He dejado de hacer fotos. Ya casi ni escribo. Los días buenos me tomo cuatro pastillas. Los malos, hasta diez.

Si empezara a hablar de las cosas que me obsesionan podríamos sacar la biblia en verso, pero este post no va de esto. No se de que va, si soy sincera.
Al margen de todo esto, creo que soy una persona interesante. Creo que lo soy, de verdad, por muy egocéntrico que suene. ¿Está mal pensarlo? ¿Está mal pensar que tienes talento en algo aunque sepas que hay millones de personas mejores que tú en todos los aspectos y eso no te deje dormir por las noches? Creo que tengo algo que merece la pena.
La verdad es que últimamente estoy tan cansada que no soy capaz de mantener una conversación coherente con nadie. Necesitaba descargarme.
No os quiere nada:
A.